Please reload

Entrades recents
Entrades destacades

La danza libre, el gozo de vivir

March 21, 2017

 

Cuando danzo me olvido de todo, cuando danzo soy la niña que fui, cuando danzo me viene una alegría de dentro que me da alas. Mi danza se llama Danza Libre y  tiene su origen en la figura de  Isadora Duncan que revolucionó el mundo de la danza a principios del siglo XX a nivel simbólico y a nivel físico. Isadora  rompió los corsés de la danza clásica y contribuyó así al movimiento de liberación de las mujeres en su expresión artística. Más tarde, François Malkovsky , un checo que se afincó en Francia, creo una pedagogía de la danza, que es la que ahora mismo practicamos. Una discípula directa de él, Annie Garby, ha sido y es todavía  maestra de las personas que actualmente danzan en Cataluña y otros lugares de España. Annie ,que ya ha cumplido los noventa y dos años , y está estupenda, dice “bailar es muy bueno para la salud, os lo digo por experiencia”.

La  danza libre se inspira en los movimientos de la naturaleza -en el flujo y reflujo del mar, el balanceo del viento, el andar de los felinos, el pájaro que vuela, el fuego, - y en los movimientos (y metáforas) de la vida cotidiana –caminar, saltar a la cuerda, acunar a un bebé, sembrar, remar, - que danzándolos dotamos de significado. De la unión de varios movimientos surgen coreografías que nos divierten y nos hacen fluir con la música.

En su práctica los elementos que nos ayudan a enfocarnos son múltiples: ser conscientes de la respiración, la orientación en el espacio, la suspensión, la oposición, la conexión con la mirada,  la repetición (que nos permite interiorizar, integrar, y asimilar el movimiento) y sobretodo la presencia –cuando haces un ejercicio con pelotas tienes que estar ahí, no puedes pensar en la lista de la compra, sino las pelotas se caen.

Las músicas con las que danzamos son importantes y maravillosas. En principio, hacia los años 50, se utilizaron  músicas de los románticos (Schubert, Chopin, Brahms, etc.) también de los clásicos (Beethoven, Wagner,..). Muy a menudo en los talleres se utiliza la música en directo, lo cual es un valor añadido. Los movimientos básicos de la danza libre también pueden ser ejecutados con otras músicas -de acuerdo con la elección de cada profesor- y eventualmente recurriendo a distintos complementos (pañuelos de seda, pelotas, piedras, cintas, plumas, pétalos,...) que les otorgan mayor plasticidad y buscan el movimiento justo.

Algo distintivo de la danza libre es que en el grupo se acepta a todo el mundo. Esta danza es buena para el cuerpo, y es buena para cualquier cuerpo, con independencia de la edad, la experiencia previa y los cánones estéticos de la contemporaneidad. En una misma sesión pueden danzar  juntas en un mismo círculo , con los pies descalzos y cogidas de la mano, las avanzadas y las que acaban de comenzar. Nos acompañamos y nos imitamos. Por ejemplo, en el hilo de seda, se produce una emoción brutal de agradecimiento de corazón a corazón, tejiendo entre todas una trama que nos une.  

Ciertamente la danza libre tiene beneficios para la salud en tres dimensiones, la primera sería la física, porque te mueves a favor del cuerpo, porque no lo fuerzas, y aprendes a aceptar los límites que te pone, en el plano espiritual, porque nos ayuda a entrar en un estado de paz, meditación y presencia; y por último en el emocional porque directamente(en los movimientos y sobretodo en las coreografías) practicamos la expresión de las emociones (el duelo, la alegría espontánea, la tristeza, el dolor, la sorpresa, la inocencia, la ternura, la furia, la duda …) .

La experiencia de cada persona con la danza libre es única porque sus vías de entrada también lo son y porque a cada una la danza nos acompaña de forma diferente en nuestro proceso personal. Esta danza se llama libre porque es liberadora, porque es orgánica en cuanto que va a favor de las leyes naturales del cuerpo. Y porque conecta  con la parte de nuestra esencia que sigue siendo libre.

Pero entre las danzantes compartimos una experiencia común: el placer y el gozo de vivir que nos nace durante su práctica.

 

PD: Este texto salió de un fin de semana de reflexiones (entre danza y danza) en Mas Gaia, La Riera de Gaià (Tarragona), donde estamos creando un proyecto de danza y convivencia.

 

Rita Gavarró Buscà,  Montse Solsona Pairó y Montserrat Prieto Diez

 

www.masgaia.com

masgaiariera@gmail.com

www.facebook.com/masgaiariera/

www.dansalliure.cat     (Associació Catalana de Dansa Lliure)

Please reload

Please reload

Buscar per etiquetes
Please reload

Arxiu